sábado, 10 de abril de 2010

-II- Baile de dos



Nos conocimos a la distancia
Ella con su cabellera larga danzando de flor a flor
Yo, con mi solitaria acompañante, hacía vagar la mirada
en un gesto ingenuo de enamorado adolescente

Parecía, cada día, un regalo secreto
Aquellos pasos que se encontraban
entre escapes de libertad me dejaban
rodando hacia países difusos y maravillosos

Y ahí siempre estuve atrapado
entre sueños que señalaban atajos
que mostraban imágenes aguadas
y bestias devoradoras

Ahí estuve cada oscurecido día
como inválido en el medio de un abismo espeso
frente a dientes dispuestos a arrancarme de mi mismo
para alejarme de un destino doloroso

Y hundido de dolores en mi almohada reaccionaba
con un hilo de sudor en la espalda
y grietas trabadas a lo largo y ancho
de la fina garganta

La sensación avanzaba
por los ríos de mi cuerpo
en el intento natural de decirme
que quizás estaba en un mar equivocado

Entonces fue cuando decidí decirle
''------, Voy a perderte...''
sin ningún otro agregado
que diera algo de sabor

Era la forma de evitar
que el baile se interrumpiera
y dañara sus hermosos pies
con gotas de tinta incolora

Porque a pesar de cantar
hacia un norte diferente
en el sur, el arcoiris...
uniría nuestros corazones


[Palabra interminable, Diego Valdés León]

1 comentario:

  1. eres genial, todo un poeta! me encantó tu blog.... te sigo!

    ResponderEliminar